El yoga en la escalada

Flexibilidad y estiramientos

Seguramente, la flexibilidad que proporciona el yoga a los escaladores, sea su beneficio más obvio. La práctica de yoga nos ayuda a trabajar de forma consciente y profunda el eje del cuerpo, la flexibilidad de cadera y hombros, además de potenciar abdominales y zona lumbar.

Una mayor flexibilidad en cadera y hombros, mejora el rendimiento.

Resulta útil también en la prevención de lesiones, gracias al rango de movimiento conseguido.

Sin embargo, hay que tener cuidado con el exceso de flexibilidad ya que puede aumentar el riesgo de lesión. La hiperlaxia hace que las articulaciones sean muy débiles y se puedan lesionar escalando. Debemos encontrar el punto medio de flexibilidad y fortaleza en el cuerpo.

Compensación postural

La repetitiva realización de una única práctica deportiva, como puede ser la escalada, conlleva descompensaciones musculares y postulares (aunque la escalada es de los deportes más simétricos que existen). Sin embargo, debemos compensar el repetido gesto de tirar y bloquear, además de un fortalecimiento general de la musculatura antagonista y las piernas.

El yoga trabaja con posturas y contraposturas para ayudar a compensar esas descompensaciones musculares que puedan producirse durante la práctica de escalada.

Core compensado a nivel muscular

En este sentido, la práctica de yoga resulta muy interesante también en el trabajo estabilizador y profundo que se realiza sobre el core (conjunto de músculos que estabilizan el cuerpo y mantienen la correcta postura de la columna protegiendo órganos internos: región abdominal, musculatura profunda de la columna, musculatura lumbar, glúteos, musculatura flexora de la columna, psoas ilíaco, y suelo pélvico, conformando el centro de gravedad del cuerpo y resultando claves para desarrollar el equilibrio y la coordinación de movimientos en la escalada).

Enfoque o meditación

El enfoque en el momento presente es básico para conseguir entrar en “la zona”.

Es un efecto similar a la tan de moda meditación o mindfulness. Y que resulta especialmente útil en esta sociedad, tan saturada de información. De hecho, junto a la superación personal y el contacto con la naturaleza, dicha predisposición mental es uno de los principales motivos que nos llevan a escalar de manera asidua.

Fuerza y resistencia mental

La práctica de yoga calma y refuerza la mente permitiéndonos enfocarnos en el punto de mira y obteniendo una atención plena. Esto resultará de gran utilidad mientras estamos escalando en cuyo proceso se suceden acciones que pueden sacarnos de nuestro centro de atención haciéndonos caer en el miedo irracional.

Sostener las asanas (posturas) de yoga  en espacio y tiempo necesarios sin alterar la respiración exige de una gran fuerza y resistencia mental. Éste es otro de los beneficios que te aportará el yoga a tu práctica de escalada.

Respiración consciente

La respiración consciente también resulta útil. Recuerda que escalar en hipoxia no es recomendable, es factible de manera puntual, pero asfixiará tus músculos mucho más rápido. La respiración consciente es originaria del yoga y mejora el rendimiento aportando estos dos beneficios básicos en la escalada:

ü  Aporte extra de oxígeno a nuestros músculos

ü  Calma la mente en los momentos de más estrés

Cuerpo y postura firme 

Durante la práctica de yoga se involucra toda la musculatura del cuerpo y todos los movimientos posibles que el cuerpo puede generar. Un cuerpo fuerte y firme resulta especialmente importante, no sólo para la escalada, si no para el día a día.

Su práctica te llevará a realizar posturas extremas que, además, deberán ser mantenidas en el tiempo. Esta variedad de posturas ayuda a compensar todo el cuerpo fortaleciéndolo de forma general.

Ejercicios aeróbicos y anaeróbicos

Una buena práctica de yoga busca practicar ejercicios aeróbicos (demandan oxígeno y  cuyo objetivo es el fortalecimiento del sistema cardiovascular) y anaeróbicos (no demandan oxígeno extra y su objetivo es aumentar la fuerza muscular, flexibilidad y movilidad articular. Existen diferentes tipos: calisténicos, isotónicos e isométricos).

Por tanto, en la práctica de yoga no sólo hay que mantener posturas estáticas para trabajar la musculatura de la propia asana, sino hay que saber enlazar las posturas para trabajar los músculos que rodean las articulaciones. Éstos solo se activan con el movimiento (vinyasa).

El trabajo muscular durante la práctica de yoga hace activar y soportar dichas posturas en el tiempo, ayudando a trabajar un tipo de resistencia fundamental para la escalada.

Equilibrio y propiocepción

La práctica del yoga conlleva un desarrollo de la propiocepción, que es la consciencia corporal. Ésta también nos resultará especialmente útil escalando.

Tomar consciencia de nuestro cuerpo, de sus medidas, posibilidades y limitaciones aporta una seguridad, no solamente escalando, sino en la vida diaria.

Las posturas (asanas) de yoga también exigen de un buen balance y equilibrio, al igual que la práctica de Slackline, aunque en un principio pueda parecer imposible, nuestro cerebro se acabará adaptando.

 

Cuándo practicar yoga pensando en la escalada

Partiendo de la base que un exceso de ejercicio no es recomendable nunca ya que puede acabar en una lesión ni tampoco un estiramiento estático previo a la práctica de escalada, dirigiremos la práctica de yoga hacia el calentamiento previo al momento de escalar y los estiramientos y relax necesarios después de la sesión de escalada para ayudar al cuerpo a su recuperación energética y estrés corporal.

El día de descanso o reposo activo es especialmente interesante tanto para la práctica de yoga como la escalada ya que se conseguirá una mejor recuperación. El fenómeno de sobrecompensación es necesario para que el organismo se recupere consiguiendo un nuevo nivel superior al anterior adaptándose al esfuerzo requerido.

En resumen, podemos detallar que los beneficios del yoga en general producen:

ž   Aumento de fuerza y flexibilidad muscular

ž   Liberación tensional del músculo

ž   Pérdida de exceso de peso combinada con dieta adecuada

ž   Mejora del funcionamiento del sistema cardiovascular y metabolismo

ž   Mayor flexibilidad y alivio del dolor de espalda

ž   Fortalecimiento del core

ž   Reducción de la fatiga crónica e insomnio

ž   Reducción de la ansiedad y depresión

ž   Prevención de enfermedades

ž   Aumento de calidad de vida

Que te parece, como dos deportes se pueden compenetrar de una manera tan eficiente eh!!!

Sin más te dejo… en el próximo mail, te quiero desvelar el objetivo que me he marcado en mi vida.

Recibe un saludo

Rubén Pérez
Coordinador General
LivingOutdoor & Living Rock Experience Program
LivingTrack.cat

En cumplimiento de lo que se dispone en el artículo 5 de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, te informo que los datos de carácter personal que me has proporcionado se recogerán en ficheros de suscriptores cuyo responsable soy yo, Rubén Pérez Romero. Jamás comparto ni cedo los datos a nadie. Recibes este correo dado que te suscribiste al blog LivingOutdoor & Living Rock Experience Program  de LivingTrack.cat para recibir las actualizaciones de dicho blog, ofertas y promociones para suscriptores.

Como usuario, tienes el derecho de acceso, rectificación, cancelación y oposición. Podrás ejercer estos derechos enviando un correo electrónico a bajas@livingtrack.cat o bien cancelar tu suscripción en las opciones de baja del propio boletín que gestiono a través de Mail Chimps.

Deja un comentario

Menú de cierre
×
×

Carrito