Los caminos de ronda en la Costa Brava y la Costa Brava en sí, son un destino turístico de primer orden a nivel europeo y mundial, un destino precioso y completo, es mucho más que playas o veraneo.

En los caminos de ronda en la Costa Brava vas a encontrar pueblos pesqueros, historia, cultura y pueblos medievales con rincones que parece que se hayan detenido en el tiempo.

Una gastronomía importantísima a nivel mundial y un patrimonio cultural e histórico también muy importante, encontraréis ruinas griegas y romanas, monasterios y ermitas.

En verano la agenda cultural es absolutamente impresionante e incluso resulta difícil de elegir entre tantos festivales musicales o fiestas mayores de los pueblos.

No creo que me pase si escribo en estas líneas que, sin desmerecer otros tantos lugares a lo largo de la costa, caminar por los caminos de ronda en la Costa Brava es uno de los paisajes de costa más bonitos del Mediterráneo.

Caminar por los caminos de roda en la Costa Brava, como en casi todos los lugares, tiene su recompensa y si caminamos por los denominados caminos de ronda, todavía más.

El camino de ronda, actualmente está todo señalizado, de echo pertenece al Gr92. Una travesía de 31 etapas y 562 Km mediante la cual podrías recorrer, si quisieras, toda la Costa Brava y continuar tu aventura hacia el sur. Pero eso sería todo un proyecto con otro tipo de logística.

Yo propongo uno de los tramos que a mí más me enamoró y posiblemente uno de los más bonitos, mezclando partes urbanas con partes salvajes… si alguna vez tenéis la oportunidad de realizar este tramo no lo dudéis.

¿Te parece interesante?

Hacemos paseos, excursiones, escapadas a la naturaleza, a veces, con dinámicas de meditación y prácticas de yoga… a veces… con deportes de aventura como ferratas, barranquismo, rafting o paseos a caballo.

En concreto aquí puedes ver una escapada de turismo uno uno de los mejores caminos de ronda en la Costa Brava  el que discurre entre Palamós y Calella de Palafrugell … apúntate antes de que se termine la promoción.

Ver esta escapadaOtras escapadas

Camí de ronda de Palamós a Playa Castell

Iniciamos este caminos de roda en la costa brava en la Playa de la Fosca, una amplia playa urbanizada con todos los servicios dividida en dos por una gran roca oscura, conocida como la Roca Fosca que da nombre al lugar y a su barrio.

Vamos en dirección norte, en este tramo el camino está muy bien urbanizado, empezamos subiendo un pequeño desnivel para llegar pronto a las ruinas del castillo medieval de Sant Esteve de Mar, desde donde tendremos nuestra primera panorámica.

El Castillo de Sant Esteve de Mar

Documentado desde 1272 este castillo era casa fuerte muy importante del pueblo de Palamós y testigo de batallas muy importantes durante el dominio de la Corona de Aragón en el Mediterráneo. En parte, desde aquí se dirigió la batalla de las Islas Formigues, un pequeño archipiélago que se divisa desde este punto.

Como punto estratégico que es, el rey Pere II el Gran, compró el castillo para usarlo como fuerte en la construcción de su nuevo puerto.

Anteriormente el rey tenía otro puerto importante en Torroella de Montgrí, pero durante un terremoto hubo movimientos de tierras que provocaron el desvío del caudal del rio Ter, lo cual provocó que el pueblo perdiera su parte costera y con ello, su puerto.

Después, en 1394 lo compró Berenguer de Cruïlles con la intención de convertirlo en masía fortificada, pero a causa de los continuos ataques provocados por los piratas argelinos y turcos se decidió volver a transformarlo en baluarte defensivo has el S. XVIII.

El Castillo ha sido recientemente consolidado y restaurado, dado que estaba en un estado de conservación lamentable. Se han arreglado los muros, los accesos y saneado el entorno, para que se convierta en un elemento arquitectónico visitable y actualmente es otro atractivo paisajístico y patrimonial de Palamós.

En las excavaciones que se han hecho para esta consolidación se ha descubierto que el castillo se construyó sobre restos romanos y que los romanos lo construyeron sobre restos de un asentamiento ibero (uno más de los muchos que hay en la región) de echo los estudios que se siguen realizando hacen pensar que el lugar ya fue habitado por lo menos 1000 años antes de Cristo.

En julio y agosto el Museu de la Pesca organiza visitas gratuitas, los sábados a las 19h. y de enero a junio y de septiembre a diciembre el último domingo de mes. El castillo está catalogado como Bien Cultural de Interés Nacional.

Nosotros seguimos este maravilloso sendero, un de los mejores caminos de roda en la costa brava y en breve pasaremos por la conocida como Pineda d’en Gori, una pineda de unos 30.000 m2 de pino blanco totalmente acostumbrados al ambiente marino. Desde aquí ya divisaremos nuestros próximos objetivos la Cala s’Alguer y más allá la Cala Castell.

La cala s Alguer

Pero vayamos por partes, la Cala s’Alguer es uno de los enclaves más exquisitos del camino de ronda, es una pequeña cala con un conjunto de casas de pescadores encaladas de blanco del S. XVI, rodeada de verdes bosques y ninguna construcción moderna alrededor

El lugar es de lo más pintoresco, con las pequeñas barcas varadas en la orilla, y el colorido que ofrecen las ventanas y puertas de las casas pintadas de azul, verde y rojo, los porches y las terrazas que dan a la playa son un ejemplo de arquitectura tradicional en armonía con el paisaje que sin duda os hará sacar la cámara o el móvil y hacer fotos.

Pararse aquí, si no hay mucha gente o algún evento, es sentirse en un lugar atemporal, el escuchar las olas romper suavemente sobre la playa de guijarros, es sentir la brisa marina en la cara o simplemente observar la luz, los colores y la naturaleza que nos rodea.

Gracias al magnifico lugar en el que se encuentra y al buen estado de conservación en que se mantienen las barracas, la Cala S’Alguer fue declarada por la Generalitat “Bien Cultural de Interés Nacional” en el año 2004.

Algo que muy poca gente conoce es la finca que hay por encima de la cala, la Mas Juny a principios del S. XX propiedad del pintor Josep Mª Sert, era lugar de encuentro de artistas e intelectuales de la época. 

El camino sigue hasta Cala Castell y bordea la Cala s’Alguer, pero no os podéis perder este rincón de costa.

En breve, encontraremos la Casa Rosa tras ella llegaremos a la Cala Castell, una gran playa de arena que, en la década de los 90 y gracias a muchos esfuerzos de la asociación de vecinos de Salvem Castell, han conseguido evitar la urbanización de este rincón de la Costa Brava, así hoy día podemos disfrutar de una playa rodeada de bosques de cañas, campos de cultivo y de la desembocadura de la riera d’Aubi.

El acceso a esta playa se puede hacer en coche y hay un par de parkings en la zona que en periodo estival son de pago y se quedan cortos en capacidad.

Los caminos de roda en la Costa Brava, de Palaya Castell a Cala Estreta.

Continuamos nuestra excursión por el camino de ronda en dirección Norte, pronto, tras el ascenso a la pequeña colina que tenemos delante llegaremos a las ruinas de un asentamiento Ibero datado en el S. VI aC y asomándonos un poco podemos observar otra de las “foradadas” que tenemos en nuestra geografía y la pequeña cala cercana a la que solo se puede acceder en kayak.

Continuamos en dirección al Cap Roig (indicado) Este tramo de camino es más salvaje, sube un pequeño desnivel entre pinos y matorrales hasta llegar a la cima de la colina donde disfrutaremos de una grandísima panorámica sobre el mar.

Continuando siempre en dirección norte, bajamos por camino otra vez sendero de montaña en el que hay que caminar con cierta atención hasta empalmar llegar a la Cala Canyers.

La Cala Canyers es una pequeña cala dividida en dos, separada por una peña, es perfectamente reconocible pues tiene dos pequeñas barracas de pescadores y siempre hay alguna barca varada en la orilla. Su arena no es demasiado agradable ya que es gruesa y con guijarros, pero el lugar es bien pintoresco.

Continuamos ahora ya siempre cerca del mar, disfrutando de las maravillosas vistas sobre los acantilados, las abruptas rocas, las cristalinas aguas y los bosques que llegan a asomarse a mar en algún momento.

Pasaremos por un mirador desde el que podemos observar una de las calas con el agua más transparente de toda la Costa Brava, la Cala Corbs, famosa además por tener una pradera de poseidóneas en su fondo que hace las delicias de los que por allí practican el snorquel.

Más adelante llegamos a otro de los lugares más visitados por parte de excursionistas y turistas, una sucesión de calas catalogadas como nudistas que se conocen básicamente por el nombre de la primera, la Cala Estreta, aunque consta de tres más, la cala d’ en Remedón, la cala de Roca Bona y la Cala del Cap de les

 

 

Planes, cualquiera de ellas invita a sentarse un rato en su fina arena y disfrutar del momento. Cuidado si la mar está algo alterado pues para cruzar de una a otras, hay pasos de apenas unos metros… de ahí su nombre.

Como curiosidad os comento que en esta primera Cala Estreta, hay una barraca, esta es una de las barracas más antiguas de toda la Costa Brava, data de 1531.

Los caminos de roda en la Costa Brava, la Batalla de las Illes Formigues

En la última de las calas, la Cala del Cap de Planes y a solo 14 metros sobre el nivel del mar hay un mirador desde el que disfrutar de las vistas sobre las “Illes Formigues” que son sólo un conjunto de peñascos de poca altura que salen del mar a menos de 1 km de la costa, pero donde en 1285 se desarrolló una de las batallas navales más importantes de esta parte del Mediterráneo cuando los franceses en su camino de conquista hacia Aragón, invadió Girona y decidieron abrir paso hasta el mar para asegurarse el aprovisionamiento rápido de sus tropas.

Sin embargo, la Corona de Aragón, contrarrestó el ataque cortando la vía de suministro intentando así debilitar a las tropas francesas. La noche del 6 de septiembre de aquel año las naves vigía de Aragón detectaron la llegada de un avituallamiento francés en el Golfo de León y con esa información el almirante Roger de Lauria, más comúnmente conocido como Roger de Lluria, permitió el avance hasta costas catalanas y esperándoles con 22 galeras armadas y tripulación de guerreros Almogàvars, Catalanes, Aragoneses, Sicilianos, corsarios Valencianos y mercenarios Napolitanos.

Así, el día 7 de septiembre, la flota catalana sale al encuentro de la flota francesa produciéndose la intercepción en las islas Formigues, donde en una maniobra nocturna se colocaron a estribor de los franceses quienes apenas tuvieron tiempo de reacción y fueron arrollados por ballestas y arrojadizos, preparando el ataque para el abordaje de los Almogàvars quienes intimidaban golpeando su escudo con piedras haciendo saltar chispas y abordaban al grito de ¡Aur, aur … Desperta ferro!, que a la postre ha sido uno de los gritos de guerra más entonados.

Los caminos de roda en la Costa Brava, de Cala Estreta a Calella de Palafrugell

El camino de ronda continua hacia la Cala Font Morisca y tras un espectacular paso por una roca agujereada la Cala del Crit, cala que también esconde una negra leyenda al respecto de su nombre.

Según esta leyenda, parece ser que en cala vecina de Font Morisca fondeó un barco de piratas turcos para pasar la noche y… al llegar el alba… el canto de un gallo en la barraca que había la cala vecina hizo que los piratas turcos descubrieran la casa donde vivía una familia de pescadores.

Los piratas, visitaron a sus vecinos robándoles todo lo que algo de valor tenía, además de raptar su valor más importante, raptaron a la hija del dueño de la barraca. Parece ser que la niña fue violada y finalmente degollada y sus gritos todavía resuenan por en las calas.

Desde esta última Cala del Crit ya no continuaremos por la orilla del mar, ya que lo abrupto de la zona lo hacen muy difícil… el camino se adentra a tierra siguiendo en nombrado Gr 92 para llegar al Castell de Cap Roig, donde anualmente se celebra el famoso festival de Cap Roig.

Después ya podemos seguir en dirección Calella de Palafrugell o volver a la costa para visitar antes la bonita cala del Golfet considerada ya como la primera cala de Calella de Palafrugell. En definitiva un placer recorrer uno de los mejores caminos de ronda en la Costa Brava.

¿Te parece interesante?

Hacemos paseos, excursiones, escapadas a la naturaleza, a veces, con dinámicas de meditación y prácticas de yoga… a veces… con deportes de aventura como ferratas, barranquismo, rafting o paseos a caballo.

En concreto aquí puedes ver una escapada de turismo uno uno de los mejores caminos de ronda en la Costa Brava  el que discurre entre Palamós y Calella de Palafrugell … apúntate antes de que se termine la promoción.

Ver esta escapadaOtras escapadas
1
Hola, soy Rubén... estás navegando por mi web. Si tienes alguna duda, puedes ponerte en contacto conmigo vía whatsapp desde aquí!!!
Powered by